¿Es el aumento mamario adecuado para mí?

   Las mujeres que deciden hacerse esta intervención es porque quieren mejorar su aspecto. Algunas pacientes se sienten insatisfechas porque sus pechos no se han desarrollado con el tamaño que ellas esperaban, otras quieren igualar las dos mamas por se una más grande que otra, y a menudo, algunas otras desean restaurar el volumen natural de sus senos que se ha reducido debido a un embarazo, a pérdidas de peso o debido a la edad.

   Si te encuentras en alguna de estas situaciones o circunstancias, significa que eres buena candidata para esta intervención:

» Estoy a disgusto por tener unos pechos pequeños
» La pérdida de peso ha hecho que mis senos cambien de forma y talla
» Después de tener hijos, mis pechos han disminuido y/o perdido firmeza
» Un seno es mucho más pequeño que el otro

   Si estás considerando esta intervención debes tener en cuenta:

» Si eres muy joven, el desarrollo de tus senos debe haberse completado
» Debes ser emocionalmente madura y estar totalmente segura del porqué quieres operarte (la mejor razón es sentirte mejor contigo misma)
» Debes tener expectativas realistas, sabiendo que esta intervención hará que tu aspecto mejore, pero la perfección no existe. Seguirás siendo la misma persona que antes.

¿Qué puedo esperar de la visita?

   El primer paso que debe dar una mujer que está considerando la posibilidad de un aumento de pecho, es acudir a una primera visita con el cirujano plástico. En esta visita el facultativo valorará tu situación física y emocional y te comentará las posibilidades de tu caso. Una vez en la consulta deberás proporcionar al cirujano la mayor información posible:

» intervenciones anteriores
» antecedentes médicos de interés
» medicación anterior y actual incluido tratamientos homeopáticos
» resultados de mamografías
» avisar de si hay antecedentes de cáncer de mama en la familia.

   Así mismo el cirujano te indicará diferentes factores que pueden condicionar el resultado de la intervención, como por ejemplo: si te pretendes quedar embarazada al poco tiempo, si se gana mucho o poco peso, etc. Estas circunstancias pueden variar la forma y tamaño de los pechos. En la primera visita además se examinarán los senos, quizás se tomen varias fotografías así como se decidirá qué tipo de prótesis se implantará y el tamaño de éstas, se te examinará el tipo de piel y se te explicará cómo quedará la nueva forma de tus pechos.

¿Cómo se realiza esta intervención?

   La técnica que utilizará el cirujano dependerá no sólo de las preferencias del profesional sino también de tus deseos. La incisión es pequeña y normalmente se hace en uno de estos dos sitios: justo debajo del pecho o alrededor de la areola.

   Una vez está hecha la incisión el cirujano hace un bolsillo, en el cual introducirá la prótesis. Este bolsillo se hace directamente detrás del tejido mamario o debajo del músculo pectoral que está debajo del tejido mamario.

La seguridad de los implantes

   Tu cirujano te aconsejará y te asesorará de los tipos de prótesis que existen en el mercado y cuáles son sus características. Cada año, miles de mujeres se intervienen de esta operación sin tener ningún tipo de complicación. Sin embargo, deberías conocer perfectamente los pros y contras de la cirugía y deberán explicarte también todas las complicaciones que ésta puede conllevar.

   Asegúrate de que todas tus dudas han sido respondidas y que lo has entendido todo a la perfección. Tu cirujano te aconsejará y te dará instrucciones de todo lo que debes hacer antes y después de la intervención. Si sigues todas las instrucciones los riesgos se reducirán al mínimo posible.

¿Cómo debo prepararme para la intervención?

   Deberás seguir algunos puntos importantes:

» Evitar ciertas medicaciones que puedan complicar la cirugía o su recuperación
» Quizás te harán dejar de fumar (si eres fumadora) durante un tiempo antes y después de la intervención
» Deberás tener algunos cuidados especiales después de la operación

¿Dónde se practica esta intervención?

   El aumento de mama debe ser practicado en un hospital o clínica preparados y , en general, es recomendable permanecer ingresada una noche.

   En algunas ocasiones esta intervención se realiza bajo anestesia local y sedación, aunque lo más usual es utilizar la anestesia general. En ambos casos estarás dormida y no sentirás ningún dolor.

   Al finalizar la intervención y antes de abandonar el quirófano, te pondrán un vendaje especial con gasas y/o un sujetador específico. Acto seguido serás trasladada a la sala de reanimación.

¿Cómo quedaré y cómo me sentiré?

   Los primeros días después de la intervención debes tener mucho cuidado con los movimientos. La mayoría de molestias que pudieras tener se controlan bien con la medicación que te recetará tu cirujano. Aunque cada persona evoluciona de forma diferente, en líneas generales la recuperación seguirá los siguientes pasos:

   1) A la semana de la intervención…

» te podrás duchar
» te quitarán los puntos
» te sentirás capaz de volver al trabajo, siempre que sea un trabajo tranquilo y sedentario
» podrás empezar a mantener de nuevo relaciones sexuales, siempre y cuando tengas cuidado con los pechos.

   2) Después de 4 semanas de la intervención…

» se te habrá bajado mucho la hinchazón y empezarás a ver los resultados finales
» ya no deberás llevar el sujetador durante todo el día
» podrás empezar a hacer ejercicio y mover con total soltura los brazos.

¿Qué debo saber de los resultados?

   La mayoría de las mujeres a las que se les ha practicado esta intervención quedan satisfechas con el resultado. Su nueva imagen les gusta y al ver que tienen una figura más estilizada les apetece vestir otro tipo de ropa. A muchas mujeres les proporciona más confianza en sí mismas.

   Aunque los resultados de la intervención perduran durante años, no olvides que los pechos no son inmunes al paso del tiempo ni a los cambios de peso.

¿Durante cuánto tiempo debo seguir viendo a mi cirujano/a?

   Después de la intervención tendrás que acudir a la consulta de tu cirujano/a para las visitas postoperatorias en la que se evaluará el proceso de recuperación. En los meses sucesivos tu cirujano/a quizás te requiera para revisiones periódicas. Dichas visitas son importantes para valorar los resultados de la intervención a largo plazo así como resolver cualquier duda que puedas tener.